Cultopías - Entrepueblos/Entrepobles/Entrepobos/Herriarte
Portada del sitio > Más Cultopías > Pueblos Originarios > Patrimonio Arqueológico y Desarrollo Minero

Patrimonio Arqueológico y Desarrollo Minero

Martes 26 de febrero de 2013

Investigaciones arqueológicas y antropológicas desarrolladas en la Provincia de San Juan y con apoyo de la Universidad Nacional de Catamarca (UNCa.) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) investigan acerca de los procesos de patrimonialización que se suceden en torno a “lugares de memoria” objetivados como sitios, yacimientos y objetos arqueológicos en determinadas zonas cordilleranas del Norte de San Juan afectados por el impacto de las obras de proyectos transnacionales megamineros. Estas investigaciones dirigidas por quien escribe tienen por objetivo proporcionar un marco interpretativo crítico de los procesos de patrimonialización derivados de los impactos socioculturales producidos por la presencia de proyectos megamineros transnacionales en la Provincia de San Juan. El proyecto intenta facilitar herramientas conceptuales críticas que permitan cuestionar y repensar el rol de disciplinas científicas como la arqueología y antropología, de los agentes estatales, de los capitales privados y de las comunidades afectadas en estos procesos globales-locales.

Estas investigaciones parten de la idea que la patrimonialización es un “acto de memoria” en el cual se implican fuerzas de luchas políticas, cuya finalidad es la producción de un patrimonio significativo para el Estado provincial y nacional, a través del cual determinados actores sociales pretenden conservar particulares memorias de su pasado. En esta línea de pensamiento, se entiende a la contra-patrimonialización como las fuerzas contra-hegemónicas producidas en y por estas luchas. En este estudio pensamos a los Estudios y Evaluaciones de Impactos Arqueológicos de proyectos megamineros como nuevos espacios de patrimonialización en donde pueden estar redefiniéndose nociones locales de patrimonio, principalmente a estos estudios les interesa situar ¿Cuales son los criterios, características, finalidades y consecuencias de la patrimonialización arqueológica que ocurre en el contexto socioeconómico transnacional representado por los emprendimientos megamineros en la provincia de San Juan? ¿Y qué particularidades sociales y culturales poseen la patrimonialización y contra-patrimonialización arqueológica de lugares de memoria en el campo de las disputas territoriales entre las comunidades, los Estados y los capitales transnacionales?

Patrimonio, patrimonialización y lugares de memoria

Durante los últimos tiempos se ha producido la emergencia de una creciente sensibilidad patrimonial llevada por la motivación de conocimiento acerca de todos los niveles implicados en el continuo progreso de las sociedades modernas (Candau 2002; Nora 1984). Esta situación estimuló en los dos últimos siglos una renovada atención por la recuperación de la memoria del pasado y la formación del patrimonio de las naciones como herencia de su pasado. En sus orígenes, el término patrimonio proviene del latín patrimonium, cuyo significado entre los antiguos romanos estaba asociado a las pertenencias del padre de familia, pater o pater familias (Funari y Cássia Araújo Pelegrini 2006), el mismo ha estado ligado específicamente a la universalización de los Estados Nacionales y con ello a la expansión del sistema capitalista.

Autores como Candau han sostenido que “el patrimonio es el producto de un trabajo de la memoria que, con el correr del tiempo y según criterios muy variables selecciona elementos heredados del pasado para incluirlos en la categoría de los objetos patrimoniales”. Y en tal sentido “funciona eficazmente como un aparato ideológico de la memoria” (Candau 2002:89-90). Candau distingue entre patrimonio y patrimonialización, entendiendo al segundo como un “acto de memoria” que da lugar al primero, y argumenta dos líneas posibles para el estudio del fenómeno social y cultural que supone la “patrimonialización” en las sociedades modernas. Una vía de estos estudios concierne a los criterios y modalidades de la patrimonialización, y otro, a los efectos o consecuencias del mismo. Ahora bien, este estudio se complejiza cuando sumamos la conflictividad que la memoria implica también como concepto, dado que memoria y olvido son parte activa del mismo proceso de inclusión y exclusión (Candau 2002; Ricoeur 2004), de ahí que la memoria es el lugar donde se encuentran y disputan distintos sentidos, valores, efectos y orientaciones políticas. Entonces la producción de patrimonio, en tanto “acto de memoria”, supone también un acto de disputa de los sujetos implicados en la lucha por la determinación de lo criterios “de lo real” (la lucha por definir y nombrar lo que es y ha sido el mundo y el lugar que en él les toca a los sujetos) que sirven, por ejemplo, a la instalación de hegemonías políticas y culturales. Dicho de otro modo, la indagación por los procesos de patrimonialización presume una interrogación acerca de la lucha por el sentido del pasado en nuestra sociedad en relación a la lucha política presente y los proyectos de futuro de los colectivos sociales.

Nora propuso el término “lugares de la memoria” tomado de Francias Yates (Candau 2002) para referirse a una conciencia conmemorativa ritualizada que corporiza en lugares de significación para la memoria social y cultural, en donde persiste una voluntad de recuerdo y de afirmación de ese lugar, personaje o evento en su singularidad mostrada a través de una toponimia tanto infusa –centrada en el lugar- como difusa, con ramificaciones en otras partes” (Nora 1984:65). Nora reconoce un gran degradé de lugares de la memoria, y entre ellos admite la existencia de lugares dominantes y lugares dominados. “Los primeros, espectaculares y triunfantes, imponentes y generalmente impuestos, ya sea por una autoridad nacional o un cuerpo constituido, pero siempre desde arriba, tienen a menudo la frialdad o la solemnidad de las ceremonias oficiales. Los segundos son los lugares refugio, el santuario de fidelidades espontáneas y de peregrinajes de silencio. Es el corazón vivo de la memoria” (Nora 1984). En palabras de Candau, “un lugar de memoria seria una unidad significativa, de orden material o ideal, a la que la voluntad de los hombres o el trabajo del tiempo convirtieron en un elemento simbólico de una determinada comunidad” (Candau 2002: 112). Por eso la destrucción de un lugar de memoria no significaría la desaparición o muerte de la memoria “mientras viva alguien que recuerde” (ídem).

Patrimonialización de lugares de la memoria en el contexto de proyectos megamineros en el Norte de San Juan

En el marco de un cambio de modelo de acumulación capitalista en Latinoamérica durante las últimas décadas del Siglo XX se ha intensificado la expansión de proyectos tendientes al control, la extracción y exportación de bienes naturales a gran escala. A raíz de ello, fue en los ‘90, en plena época de las políticas de las privatizaciones, cuando la mayor parte de los países latinoamericanos iniciaron una profunda reforma de sus marcos regulatorios para beneficiar el asentamiento de empresas transnacionales en esta región del globo (Svampa y Antonelli 2009). Estas reformas constitucionales y legislativas que institucionalizaron la autoexclusión del Estado como agente productivo fueron estimuladas y apoyadas por organismos internacionales (Banco Mundial, BID, entre otros). De esta manera, en nuestro país como en otros lugares de Latinoamérica, se otorgó plena exclusividad al sector privado para explotar los recursos naturales (Bebbington et al. 2007; Buitelaar (Comp.) 2001; Clark y North 2006; Ortiz 2007; Machado Aráoz 2009, 2010; Power 2002; Schiaffini 2004; Solanas 2007; Svampa y Antonelli 2009). En estas condiciones el Estado Nacional puso a andar, bajo la supuesta expansión de un modelo nacional de desarrollo, la reprimarización de la economía local, consistente en la explotación de los llamados “recursos naturales” no renovables por parte de actores transnacionales y socios locales (e.g. Machado 2009; Ortiz 2007; Svampa y Antonelli 2009). La provincia de San Juan, especialmente, juega un papel decisivo en la consolidación de este modelo minero en nuestro país.

En San Juan se emplazan actualmente más de veinte proyectos megamineros (Giovannini et al. 2009) que se encuentran en distintas fases de trabajo, entre ellos dos de los más importantes proyectos situados al Norte de la provincia pertenecen a la empresa transnacional Barrick Gold Corporation: se trata del proyecto Mina Veladero, en actividad desde el año 2005, un yacimiento de oro y plata ubicado a más de 4000 ms.n.m. en la cordillera andina en el Departamento Iglesia, y Pascua-Lama, el primer proyecto binacional mega-minero también ubicado en la alta cordillera iglesiana en su parte argentina. Otro importante proyecto megaminero para la extracción de plata y cobre, denominado Gualcamayo, se ubica también en el Norte de San Juan, en las adyacencias del río homónimo en el Departamento Jáchal. Estos proyectos de explotación a gran escala se ubican en las cercanías de nacientes de agua dulce producto de glaciares y corredores cordilleranos antaño intensamente usados por las comunidades para actividades transcordilleranas de pastoreo, tráfico de productos y comunicación que servían como modos locales de integración social, cultural, política y económica con diversos grados de autonomía a lo largo de la historia local. Los restos arqueológicos de estas distintas ocupaciones territoriales que se fueron dando a lo largo del tiempo en este espacio geográfico nos permiten en la actualidad dar cuenta de la existencia de múltiples “lugares de memoria”, o espacios significativos de la memoria colectiva, conviviendo a modo de palimpsesto en el cual se superponen significaciones históricas de larga data.

Desde el año 2005, con la instalación efectiva de la Mina Veladero, las comunidades de la región asistieron por primera vez a la presencia de proyectos transnacionales como un indicador claro y evidente de la transformación económica y política a la cual se comenzaba a someter la provincia de San Juan. En este novedoso proceso, las subjetividades ciudadanas, y otras identidades subordinadas a la construcción de soberanías territoriales, comienzan a ser reconfiguradas dando lugar a procesos de integración (que involucran tanto procesos de inclusión como de exclusión) supranacionales reafirmados y acicalados por el Pacto Binacional Argentino-Chileno.

Aquellos proyectos económicos extractivos transnacionales transforman las geografías estatales de inclusión y exclusión. En este contexto de la “condición de transnacionalidad”, la reconfiguración de las nociones de ciudadanía están cada vez más sujetas “a los efectos interconectados de las acciones económicas, políticas, sociales y culturales de un mundo globalizado” (Lins Ribeiro 2003: 61). Las luchas simbólicas que se dan en este contexto transnacional o supranacional convocan tanto a fuerzas de homogeneización como de heterogeneización, y ellas asisten a los procesos de re-territorialización de los procesos productivos del capitalismo flexible implicando, a la vez, la des-territorialización de la memoria social y cultural en la cual se han constituido históricamente las identidades locales.

Así, por ejemplo, de manera compatible con estas nuevas coordenadas temporales y espaciales que inscriben nuevos territorios (ellos son delimitaciones físicas e ideológicas que implican particulares políticas de conocimiento produciendo determinadas visiones espacio-temporales de los paisajes socioculturales locales) pasibles de ser convertidos en “recursos” para la reproducción del capital. Para ello existen maquinarias u organizaciones activas de poder encargadas de estratificar, diferenciar y territorializar las subjetividades, identidades y agencias de los sujetos y colectivos. Es en este punto que las narrativas científicas juegan un rol fundamental en la instalación de estos regímenes de verdad en los cuales se impone una política del conocimiento orientada a los fines de la apropiación-expropiación de territorios.

En investigaciones previas también dirigidas por nosotros y en colaboración con el Colectivo de Arqueologia “Cayana" [1], conformado por estudiantes e investigadores/as de diferentes universidades nacionales, se han podido identificar algunas de aquellas narrativas de patrimonialización arqueológica excluyentes y exclusivas (porque excluyen la autonarración de los sujetos y comunidades locales, al mismo tiempo que sólo incluyen una visión particular y segmentaria de la historia) que priman en los Estudios y Evaluaciones de Impactos Arqueológicos producidos por arqueólogos/as y antropólogos/as para los proyectos megamineros del departamento Iglesia (ver Jofré, Galimberti y Biasatti 2010). Por otra parte, pero en el mismo sentido, aquellas investigaciones también indagaron los significados simbólicos que “están siendo” en las concepciones del patrimonio arqueológico indígena en algunas localidades del Norte de la Provincia de San Juan particularmente. En aquellos trabajos se plantea, por ejemplo, que en algunas concepciones locales se juegan símbolos y significados insertos en campos de luchas simbólicas en donde la imposición de sentidos es estructurada, a la vez que estructura, determinado tipo de relaciones sociales en contextos de interacción intercultural. Y tal como lo han señalado otros autores para la provincia de San Juan (Escolar 2003, 2007) en estas luchas simbólicas, “lo indio” no se renuncia, “sino que se lo guarda y se lo simboliza en las expresiones culturales que se constituyen en diacríticos identitarios” de las comunidades.

Este componente contra-hegemónico representado por estas reapropiaciones locales son la clave para entender, por ejemplo, de qué manera se producen en el contexto transnacional expropiaciones veladas disfrazadas de “desarrollo turístico sustentable” en las políticas estatales referidas al patrimonio cultural de la provincia y la nación, y de qué manera también (y al mismo tiempo) ocurren resistencias sociales silenciosas en comunidades afectadas por el desarrollo megaminero.

Ver en línea : Fuente

Entrepueblos Entrepueblos/Entrepobles/Entrepobos/Herriarte | Mapa del sitio | Pep Boatella Il·lustracions | Diseño Web Valladolid | <:icone_suivi_activite:> RSS 2.0 |